Mensaje Semanal de muestra acerca del Aprecio

El Curso Comienza el 21 de Junio de 2017

Regresar a la página principal

Haga Clic Aquí para Registrarse en el Curso de Compasión en Español

El Concepto

“Dando las gracias… Apreciación desde el corazón.”

Durante mi trabajo hacia una vida más conectada y compasiva, he desarrollado una habilidad que sólo puedo describir como “mega cambiadora de la vida”. Se trata de la habilidad de apreciar en una forma nueva y más profunda. Afecta prácticamente cada momento de cada día y cambia cómo experimento a la gente y los acontecimientos a mí alrededor.

La anatomía de la apreciación

¿Qué hacer cuando algo pasa y nosotros queremos decir “gracias”? ¿Qué está pasando dentro de nosotros? Como un estudiante del pensamiento y las acciones compasivas, he aprendido tres cosas sucediendo en estos momentos.

Primero, algo pasó (o está pasando). Alguien dijo algo o hizo algo o hay algún evento ocurriendo en nuestras vidas. Podrías decir que hay una observación que va con todo lo que apreciamos. Por ejemplo, cuando me levanté esta mañana, sentía calidez. Noté mi manta mullida y la almohada suave y cálida y la luz de la tranquilizante y silenciosa luz de la mañana asomándose entre las cortinas.

Segundo, sentí algo. En mi experiencia (que se ha visto enriquecida por mi práctica de sentir sentimientos), siempre siento un poco de un “sentimiento gratificante”. En este caso, mi manta, mi almohada y la luz de la mañana, estaba sintiendo confort, esperanza y gratitud.

Tercero, una necesidad está satisfecha. En el caso de mi manta y mi almohada, eran seguridad y confort. En el caso de la luz de la mañana, era esperanza, apoyo y comunión.

Es el hecho de notar estas tres cosas lo que me da la habilidad de estar en conexión profunda y habitando este lugar agradecido.

En este curso hasta el momento, hemos estudiado y practicado observación y auto empatía, y ambas cosas nos ayudan a reconocer estos tres aspectos de nuestra experiencia. A partir de este momento, podemos usar estas habilidades y prácticas para cambiar como experimentamos nuestras vidas. Más buenas noticias… Mientras más practicamos y nos volvemos hábiles en esto, más vamos a poder conector con la belleza y la diversión de estar vivos. Realmente.

Compartiendo Apreciación

Podemos compartir esta habilidad y conciencia con otros que tal vez no estén practicando tan conscientemente como nosotros todavía, pero aún así están teniendo el mismo tipo de  vida maravillosa que nosotros. Compartir nuestra aprecio puede ser profundo, como cuando compartimos nuestro aprecio con uno de nuestros padres o seres amados. También puede ser simple, como cuando compartimos nuestro aprecio con una persona de atención al público en una tienda o en el teléfono. De la experiencia que tengo, es algo siempre divertido.

Un pequeño ejemplo… Otro día estaba en mi “Megamart Centro del Hogar” local, que es tan grande que me gustaría tener una bicicleta para recorrerlo. Una mujer que trabajaba ahí me preguntó me podía ayudar. Le dije que estaba buscando un repuesto electrónico para mi secadora. Ella me llevó directamente a dónde estaba (el evento, la observación).

Me dí cuenta de que podría haber estado buscando eso por un laaaargo tiempo si no hubiese sido  por su ayuda (sentimiento de gratitud, necesidades satisfechas de calma, eficiencia y apoyo).

Así que le dije “Gracias. Me acabas de ahorrar unos buenos diez o quince minutos. Podría haber estado merodeando por todos lados buscando esto.” Ella me respondió con una mirada de sorpresa placentera y una sonrisa tan amplia que pensé que se lastimaría la cara. Fue tan satisfactorio compartir ese pequeño momento… pequeño y aún así muy hermoso.

En Práctica

“El día del padre más feliz”.

Era el día del padre y estaba por hacer mi usual llamada a mi padre. Esta vez quería hacer una llamada especial, una conversación más conectada que el típico “Feliz Día del Padre. ¿Cómo va todo?” Quería compartir el aprecio que estaba en mi corazón, no sólo hacer una llamada por obligación.

Antes de llamar, me tomé unos momentos para pensar “¿Qué es lo que más aprecio de este hombre y mi relación con él?” “¿Qué cosas pasaron entre nosotros?” “¿Cómo sus acciones y palabras me ayudaron a satisfacer necesidades mías?”. Este proceso me llevó a un nuevo lugar más profundo.

Cuando hablamos, en vez de decirle “Feliz día del Padre”, otra cosa salió de mi. “Papá, me doy cuenta de que he pasado por cuatro etapas en mi relación contigo. La primera era en la que simplemente hacía lo que vos querías, la segunda fue cuando hacía las cosas que vos decías quedándome resentido, la tercera fue cuando toleraba lo que decías y la cuarta cuando aprecié lo que decías.  Estoy ahora en la cuarta etapa, papá. Estoy empezando a darme cuenta de que las cosas que decías me enseñaron cosas muy importantes… Y estoy usando ese conocimiento ahora… Desde cómo cortar una pieza de madera a cómo actuar en la mesa. Gracias.”

Después de un momento de silencio, en una voz temblorosa y alegre, mi padre me respondió. “Bueno, wow… Gracias por eso, Thom”.

Cuando terminó la llamada, me di cuenta de que fue mi deseo de ver las necesidades satisfechas en la relación con mi padre lo que me dio ese regalo… Experimentar la energía del aprecio en mi interior. Las habilidades que había desarrollado en el pensamiento compasivo y la comunicación me dieron un segundo regalo… Compartir el aprecio de una manera significativa y conectada con alguien que amo. Añade a eso que mi padre fue capaz de entender como él ha hecho (y continúa haciendo) mi vida más maravillosa… un tercer regalo. Fue un gran Día del Padre.

Práctica(s) de la semana

Práctica #1 – Practica notar – Escribe una lista de cinco o diez cosas que están sucediendo y las necesidades satisfechas que tienes en este momento. Por ejemplo, respirar/aire, leer esto / aprender y crecimiento, sentado en una casa / seguridad.

Nota: No puedo expresar esto en pocas palabras, cuan poderosa es esta práctica. En los años anteriores ha sido una experiencia pivotal en muchos integrantes del Curso de Compasión. Considera compartir tu experiencia en el Foro de la Comunidad ya que puede ayudar a otros a entender y tal vez se inspiren.

Práctica #2 – Comparte tu aprecio – Recuerda algo que alguien dijo o hizo que contribuyó a que tus necesidades se satisficieran. Pregúntales si podrías compartir algo que aprecias con ellos. Luego cuéntales lo que pasó, como se sintió y qué necesidad se cumplió. Por ejemplo: “Sólo quiero que sepas lo agradecido que me siento de que me ayudes con los platos. Me doy cuenta que me hace una diferencia cuando colaboramos de esta manera. Siempre es más divertido, sin mencionar que hacemos todo mucho más rápido cuando hablamos entre nosotros. “ De nuevo, considera compartir tu experiencia nuestros Foros de la Comunidad.